Últimas noticias

El diablo por La Noria | Mitos y Leyendas de la CDMX


 Algo que me encanta tanto de nuestra querida ciudad, es su pasado prehispánico, el cual ha perdurado en nuestro país a lo largo de los siglos. Además, los mitos y leyendas sobre la gran Tenochtitlan (Ciudad de México) son parte fundamental de nuestra historia, prueba de ello es el mito fundacional de la Gran Tenochtitlan -donde un águila estuviera sobre un nopal- imagen que hoy está plasmada en nuestra bandera nacional.

 En esta serie sobre Leyendas y Mitos en la Ciudad de México, conoceremos algunas historias que son de la época colonial, pero que muchas de ellas tienen su origen en tiempos prehispánicos. Al pasar los siglos, las historias van adaptándose a una realidad que sea más fácil imaginar.

El diablo por La Noria

 Cuenta la leyenda que por los alrededores del Panteón de Xilotepec en Xochimilco, se encontraba un lavadero en donde se reunían las mujeres de la zona, en este manantial que se decía mágico porque cuando las mujeres más jóvenes se acercaban parecía que el agua brotaba con más fuerza, como si su intensidad fuera mayor por su simple presencia.

 Un día un par de hermanas asistían como de costumbre al lavadero, ante ellas encontraron la presencia de un hombre joven muy apuesto quien se mostraba con mucha seguridad y actitud resuelta. El hombre comenzó a halagar al par de mujeres, mientras que las demás veían con incredulidad y hasta asustadas dicho evento.

 Las dos hermanas le gritaron al hombre por su atrevimiento dejando este la escena desapareciendo de repente, cuando todas las mujeres vislumbraron un arco iris, saliendo de ahí las hermanas de inmediato. Cuando caminaban por el puente del barrio de San Marcos, volvieron a ver aquel arco iris y sucedía lo mismo en los siguientes puentes.

 Después de algunos días una de las hermanas cayó enferma de gravedad, el tiempo avanzaba y no había recuperación alguna, unos días después de haber caído enferma la muchacha un hombre extraño tocó la puerta de aquella casa, muy bien vestido el hombre quien para sorpresa de todos los que habitaban ahí, pidió la mano de la enferma joven.

 Los padres de la muchacha asintieron ante el hecho de que pudiera ser que así su hija se recuperaría o que por lo menos podría recibir una mejor atención dado que por la forma de vestir de aquel extraño hombre, tuviera la posición económica para así hacerlo.

 Después de unos días, la joven parecía recuperarse. Cuando llegó el día de la boda, los novios nunca asistieron; todos los invitados se extrañaron ante el hecho y nadie sabía de su paradero hasta que, un día habitual en el manantial, una mujer se acercó al lavadero y observó en el fondo del agua, la figura de una mujer cosiendo en silencio: su rostro era igual al de la joven desaparecida, y al lado de ella, se encontraba el mismísimo diablo.

Dudas, comentarios o sugerencias: contacto@orgullosocitadino.com
Recibe las Noticias de OrgullosoCitadino.com en tu mail:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Orgulloso Citadino Designed by Templateism.com Copyright © 2016

OrgullosoCitadino.com | Optimizado para una resolución de 1366 x 768 px. Imágenes del tema: lobaaaato. Con la tecnología de Blogger.