Últimas noticias

¿Cómo dar de alta una motocicleta para circular por la ciudad?

Tienes una motocicleta y deseas darla de alta para poder circular. Lo primero: ver en el sitio electrónico de la Secretaría de Transportes y Vialidad del DF los requisitos, cuántas copias de documentos piden y los horarios; darle clic para bajar la solicitud de alta y descubrir que el archivo no se puede descargar.

Día 1

Entonces a buscar en dónde se puede conseguir, no te vayan a regresar porque te falta ese documento. Hallas el casi desconocido Portal Ciudadano del Gobierno del DF (www.df.gob.mx), donde encuentras mucha ayuda para ese tipo de situaciones. Descargas la preciada solicitud, la llenas con letra bonita, sacas dos copias de todos tus documentos y te preparas para el gran día (intuyes que el trámite puede ser muy largo).

Despiertas temprano, aún no acaba de amanecer; sabes que abren a las ocho de la mañana y no quieres encontrar mucha fila. Bien abrigado, te diriges al módulo de la Setravi en Iztapalapa. Llegas media hora antes. ¡Excelente!, sólo hay siete personas delante de ti. Te formas y te acurrucas pegado a la pared, frente a la puerta de la oficina. Hace un frío que inmoviliza.
Casi en punto de las ocho se acerca una joven que ofrece copias de documentos, líneas de captura e incluso orientación a los que están formados. La mayoría va a sacar su tarjeta de circulación con chip. Empiezan los cuestionamientos entre los que esperan, las dudas, quejas sobre la burocracia y las maldiciones: “¿Refrendo?, ¿qué es eso? “Es como si fuera la tenencia”, le dicen al señor. “¡Ya ni la chingan! Nada más le roban dinero a uno”. Y así continúa por un rato; sabe que lo van a regresar porque no trae el pago por el refrendo de las placas de su auto, pero quiere seguir formado y enterarse bien qué le falta.

Pasan los minutos, te compras un atole, tiritas, te vuelves a acurrucar entre tus ropas. Pasan los minutos. Has visto que entran varias personas al módulo pero nadie abre. Pasan los minutos. Son 8:30 y se acerca una señora muy arreglada, maquillada y con un vaso de café en la mano. “¿Vienen a hacer algún trámite?” Todos exhalan un “sí” desganado. “Pasen por favor”.

            Avanzan en fila india, suben  las escaleras y se forman frente a un escritorio. ¿Tendrán checadores de entrada? “Bueno –te dices–, al menos tendré mis placas hoy”. El filtro para los trámites es un señor largo, flaco, pálido y con anteojos. Se sienta ante una computadora. Comienza a atender a la gente. El primero es para un cambio de propietario de su automóvil. El funcionario le dice que no puede hacer el trámite; el ciudadano se enoja, lo insulta, le dice que ya ha venido varias veces y le reprocha que le hagan perder su tiempo. El burócrata sólo asienta. El del auto pasa con la jefa del departamento (la que les dijo “Pasen”), pero después de unos minutos de reclamar no consigue nada y se va resignado.
            
Siguen pasando frente al de la computadora como si se dirigieran al precipicio. Señalan qué trámite van a hacer, les piden documentos, les dicen que les falta algo, se dan media vuelta y salen por donde entraron. La señora delante de mí, Laura Rodríguez (la de la cobija) es la primera que consigue pasar el filtro (tenía la ventaja de haber venido el día anterior).

Sigues tú, te plantas frente al señor funcionario público y le dices que deseas dar de alta tu moto. “Pero no tengo placas”. “¿Entonces?” “Pues…” “¿Cuándo llegan?” “A ver si en quince días”. “Pero no que sí había” “Nosotros no tenemos”. Te sugieren ir al módulo de la Central de Abasto. Sientes la impotencia en tus entrañas, te resignas y te marchas de ahí.

Antes de irte recuerdas que Francis Pirín, directora general de Regulación al Transporte de la Setravi, afirmó que sí hay placas, que ningún módulo vehicular puede negar que tenga y llamó a denunciar las anomalías. ¿Pero cómo reclamar? Lo único que se encuentra en la oficina de Iztapalapa es un buzón metálico y viejo de quejas y sugerencias que en su rincón pasa desapercibido. ¿Crees que si pones tu denuncia ahí harán caso? No.

 
Ya de vuelta a tu casa, empiezas a hablar a otras oficinas de Setravi para ver dónde tienen placas y de paso pones tus denuncias en el sitio web de la dependencia. Llamas primero al número de información de la Secretaría; suena y suena y suena y nadie te contesta. Marcas al módulo de Central de Abasto: nadie levanta el teléfono. A Iztacalco: suena varios minutos hasta que levantan el auricular… y lo vuelven a colgar. Al de Álvaro Obregón, al de Insurgentes: ni una sola voz. Al de Tláhuac y al de Xochimilco: sólo timbrados que no acaban nunca. Te das cuenta que llevas mediodía tratando de contactar a alguien que te dé informes. Hablas a las oficinas de Venustiano Carranza y por fin contesta alguien, se llama Joel Ayala: “¿Tienes placas de moto?” “¿De qué delegación hablas?” “De Venustiano Carranza”, miento. “Sí tenemos, nada más que hasta la otra semana, ahorita entras a la lista de espera”. “Pero no que sí tienen”. “Tenemos, pero se acaban”. “Bueno, y si no soy de ahí, porque tengo un amigo que es de Iztapalapa y también quiere sacar sus placas”. “Pues te la daríamos a ti y luego veríamos si hay otra para él”. “¿Por qué?” “Es que damos preferencia a los de Venustiano”. “¿Eso no es discriminación?” No contesta. “Bueno, gracias”.

Para tener otra opción buscas en la tierra del mole y el nopal, esa delegación que es un paraíso rural dentro del DF: Milpa Alta. Su lejanía te hace pensar que ahí sí tendrán placas. Y efectivamente: hablas por teléfono, marcas la extensión y te contesta rápido un joven. “Sí tenemos, puede venir cualquier día”. Nunca imaginaste que fueran tan fáciles las cosas. Sólo tendrás que viajar casi dos horas para hacer el trámite.

PUBLICADO EN CIUDAD ÍNTIMA

Dudas, comentarios o sugerencias: contacto@orgullosocitadino.com
Recibe las Noticias de OrgullosoCitadino.com en tu mail:
Recibe material exclusivo de la Ciudad de México


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Orgulloso Citadino Designed by Templateism.com Copyright © 2016

OrgullosoCitadino.com | Optimizado para una resolución de 1366 x 768 px. Imágenes del tema: lobaaaato. Con la tecnología de Blogger.