Últimas noticias

Calles Citadinas: Tradiciones, Leyendas e Historia. [Capítulo 2]

La Calle del Esclavo, hoy 2da. de República de Chile, atraviesa del sur al norte, en ningún tiempo ha tenido otra ubicación como sucedió con algunas otras calles.

El nombre de esta calle, como es natural, trae a la memoria la marcha de la esclavitud que ha habido en el mundo entero y que, por dicha, no cundió mucho entre los conquistadores de este suelo mexicano; aunque algo se inició y es bien sabido que don Antonio de Mendoza, consultó con el piadoso Zumárraga sobre si convendría hacer a los indios esclavos de guerra o de rescate, siendo la contestación negativa en todos sentidos.

Pero antes, la esclavitud afligió a los pobladores del Anáhuac, que hacían esclavos a sus prisioneros en la guerra y los sacrificaban en las aras de sus dioses. De ahí provino que se iniciaría la esclavitud de la Nueva España, y apenas consumada la toma de Tenochtitlán, fueron enviados a la Corte de las Españas, procuradores para pedir al Emperador  que permitiera rescatar de los caciques y señores de esta tierra los indios que cautivaban sirviéndose de ellos como esclavos.

Y don Carlos concedió  lo que demandaba, por Cédula dada en Valladolid a 15 de octubre de 1522. Y se pregonó por plazas que nadie, fuere quien fuere, tuviera por esclavo a ningún indio que ni le herrase por tal, sino que como hombres libres se les pagara su jornal por el trabajo que realizaran.

No se corrigió el mal del todo, pues con los hierros siguió poniéndoseles señales en el rostro, y así vendían los libres por esclavos.

Insistió de nuevo el Emperador pues supo los abusos que se hacían, y dio otra cédula el 20 de noviembre de 1582, y hasta una sobrecarta firmada esta última por la reina doña Isabel, en que se consignaba que de allí en adelante, en todos los lugares de las Indias ninguno pudiera ser esclavizado, conservando, es cierto, en ese estado a los que ya lo eran. Pero tomándose razón de ello en un libro, en que se indicara quienes sean sus dueños, para evita cualquier fraude.

Los españoles que venían solían trae esclavos y esclavas berberiscos, con licencia o sin ella, lo cual se prohibió no solo por seguir la costumbre sino también por temor de que se propagara la religión de Mahoma entre los naturales recién convertidos al cristianismo.

De manera que quedó reducida la esclavitud a los negros traídos del África, principalmente del Congo. Cargados de ellos venían los buques, se vendían en subastas y hasta hubo un sitio especial en la plaza de para este comercio: y como hubiera una epidemia a fines del año 1545 y faltara gente para el trabajo, el Cabildo de México pidió al Rey que vinieran tres mil esclavos pagando menos derechos que los ordinarios, a lo que don Carlos accedió.

Y más adelante, ya en tiempos de Felipe III, se le pidió que por cuenta de su Majestad se trajeran esclavos del continente, pues faltaban trabajadores para las minas, para el campo y para la crianza de los animales.

Más de una vez se volvió a carecer de gente para los trabajos y de nuevo se solicitó a España como antes se había hecho el envío de trabajadores esclavos: mas como hubiera irregularidades en el cobro de los derechos de introducción, Carlos III dispuso por real  orden de 4 de noviembre de 1784, que se cobrase en todas partes el seis por ciento del valor de cada negro, siendo el precio de esta clase de esclavo cincuenta pesos por cada uno.

Las vicisitudes de la esclavitud, sus grandes abusos, las crueldades y hasta los crímenes que por ellos mismos y por sus señores tuvieron lugar, nos llevaría muy lejos si los describiéramos, incluso a relatar la amplia legislación que vino de España por estos asuntos. Por fin la independencia de México quitó la esclavitud por completo; el gran Morelos desde Oaxaca decretó la libertad de todos los hombres a partir de enero de 1813.

La constitución política de 1857 declara que  “En la República todos nacen libres” y añade “que los esclavos que pisan el territorio nacional sólo por ese hecho recobran su libertad”.


Dudas, comentarios o sugerencias: contacto@orgullosocitadino.com
Recibe las Noticias de OrgullosoCitadino.com en tu mail:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Orgulloso Citadino Designed by Templateism.com Copyright © 2016

OrgullosoCitadino.com | Optimizado para una resolución de 1366 x 768 px. Imágenes del tema: lobaaaato. Con la tecnología de Blogger.